Mal inicio de año internacional / Maullidos Urbanos

 

Gato de Barrio

gatodebarrio@yahoo.com.mx

Aparentemente Donald Trump, presidente de Estados Unidos, permaneció al margen del espíritu navideño de paz y tranquilidad, ya que en el inicio del nuevo año arrancó con acciones bélicas en contra de Irán, lo que para muchos podría ser el preludio de una nunca deseada nueva guerra mundial.

Sucede que el conflicto entre ambas naciones, originado hace más de 30 años cuando cerca de 60 diplomáticos estadounidenses fueron tomados como rehenes por estudiantes islámicos, hasta llegar a nuestros días con el enfrentamiento por el programa nuclear de esa nación del medio oriente, volvió a hacer crisis estos días cuando en un bombardeo falleció el general Qasem Soleimani, muerte que los iraníes han prometido vengar.

Por ello, ahora ambas naciones lanzan amenazas bélicas sin que presuntamente les interese lo que piensen o suceda en otras partes del mundo, aunque en el mismo Estados Unidos hay grupos y sectores sociales que demandan a su presidente no seguir adelante con el conflicto bélico.

Pero sucede que en los últimos meses, Estados Unidos ha enviado más de 14 mil soldados a la región como refuerzo, y 500 más luego de que manifestantes proiraníes asediaran su embajada en Bagdad. Por ello el pasado jueves Mark Esper, secretario de Defensa de Estados Unidos, advirtió que Washington no dudaría en tomar «medidas preventivas» si tenían información sobre nuevos ataques y anticipó que un batallón de cuatro mil hombres están espera de la orden para un posible despliegue en los próximos días.

Debe puntualizarse que actualmente el gobierno de Estados Unidos ya tiene a cinco mil 200 soldados desplegados en Irak, oficialmente para asistir y entrenar su ejército y asegurar que el Estado Islámico no vuelva a emerger como una fuerza.

Pero también hay consecuencias económicas, como el hecho de que el precio del petróleo subió más de 4% tras la muerte de Soleimani, por los temores del mercado a un aumento de las tensiones en la región.

            Sin embargo, analistas estadounidenses consideran que este conflicto es una cortina de humo de Trump para desviar la atención de la opinión pública para encubrir la intención de ser sometido a un juicio político el cual, aunque no está totalmente confirmado, podría afectarle en su intento de reelegirse, pero eso no debería ser un justificante para que muchas naciones resulten amenazadas por las consecuencias de una nueva conflagración mundial.
 algunas veces suelo recostar mi cabeza en el hombro de la Luna, y le hablo de esa amante inoportuna que se llama Soleda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.