Maullidos Urbanos: le urge a AMLO cambiar estrategias

Gato de Barrio

gatodebarrio@yahoo.com.mx

Mucho se ha criticado al presidente Andrés Manuel López Obrador que está equivocado en su estrategia para combatir tanto a la delincuencia común como al crimen organizado, ya que su política humanista de no responder a la violencia con la violencia no ha rendido los resultados esperados y se anticipa que este 2019 será el año con mayor índice de muertes violentas.

Debe precisarse que sí en verdad desea mejorar su gobierno y tener mejores resultados, debe cambiar otras estrategias que le funcionaron a principios de presente siglo, cuando fue jefe de gobierno del entonces Distrito Federal, pero ahora, a punto de concluir la segunda década del Siglo XXI, ya no le funcionan adecuadamente.

Básicamente son dos: sus reuniones con el Gabinete de Seguridad y sus conferencias de prensa mañaneras. En ambas situaciones actualmente existen condiciones muy diferentes. En seguridad no es lo mismo mantener el control de un espacio territorial no muy extenso, donde hace casi 20 años las condiciones de inseguridad no eran elevadas, como hoy día, que cubrir toda una república donde se registran condiciones sociales muy contrastantes.

Máxime después del fallido operativo en Culiacán, donde quedó evidente la falta de coordinación y comunicación entre los integrantes del citado gabinete, ya que ante la detención de Evodio Guzmán y la respuesta del crimen organizado, se puso en riesgo muchas vidas. Después se conoció a cuentagotas de la falta de comunicación y preparación que garantizara el éxito de esa operación, por ello ¿qué caso tienen esas reuniones en las madrugadas?

En el caso de las conferencias mañaneras, hace casi 20 años las redes sociales estaban en sus inicios y no incidían en las actividades cotidianas, pero actualmente son un medio tanto para informar de inmediato lo que sucede y son un foro para expresar opiniones en pro y en contra, incluso manipulables de acuerdo a varios intereses políticos y sociales.

Además, como jefe de gobierno capitalino, podía incidir en la agenda nacional al criticar a las autoridades federales, pero ahora López Obrador es el responsable del gobierno de la república y es el principal objetivo de señalamientos y críticas, al grado de no poder controlar a periodistas y medios informativos, con los cuales se han registrado enfrentamientos de manera más constante al buscar información más profundo y veraz.

Por todo lo anterior, si López Obrador no solo desea sino necesita tener un mayor control y manejo de la política nacional, debe actualizar sus estrategias. De lo contrario cada vez será mayor la animadversión en su contra con todos los riesgos sociales que ello implica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.