si el gobierno federal no puede resguardar sus propios sitios de internet, ¿cómo puede garantizar que podrá mantener seguros los datos de las personas que se inscriban en el Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil?

Maullidos Urbanos / Contraseñas robadas en México

 

Gato de Barrio

gatodebarrio@yahoo.com.mx

De acuerdo con la compañía de ciberseguridad de nombre Eset, en América Latina México es el segundo país con contraseñas asociadas a direcciones de correo pertenecientes a organismos gubernamentales publicadas para su descarga gratuita en varios foros.

Mediante un comunicado esa empresa explicó que los datos divulgados forman parte de una una publicación mayor apodada COMB, con más de tres mil millones de contraseñas de las cuales más de millón y medio pertencen a naciones latinas de nuestro continente.

En el desglose por naciones, Brasil es el país de la región que registra los mayores números con 68 mil 535 contraseñas divulgadas pertenecientes a direcciones de correo con el dominio gov.br, seguido por México con 31 mil 995 contraseñas asociadas a correos electrónicos relacionados con el dominio gob.mx, Argentina (gov.ar) con 15 mil 604, Colombia (gov.co) con nueve mil 428, Perú (gob.pe) con seis mil 038 y Chile (gob.cl) con cinco mil 843.

Ante esta situación Cecilia Pastorino, especialista de Eset Latinoamérica expresó la recomendación: “los usuarios y organizaciones afectadas por esta filtración deberían cambiar inmediatamente la contraseña de las cuentas vulneradas y también en todas aquellas cuentas donde utilicen la misma contraseña».

Es decir, muchas informaciones y sitios de correo oficiales, supuestamente privados y cuya divulgación de mensajes y contenidos podría provocar serios riesgos para la seguridad nacional, corren el riesgo de ser expuestos públicamente.

Pero ahí no termina el problema, quizá sea la punta del iceberg que representa la forma en que el propio gobierno federal protege sus comunicaciones vía internet, ya que con esta fuga de información se demuestra que carece de óptimas medidas de seguridad.

            Por eso la recomendación para que las áreas responsables de las diferentes dependencias deban cambiar sus contraseñas, a fin de que proteger sus sitios.
Sin embargo, aunque esta situación pueda resolverse, aun queda latente otro problema: si el gobierno federal no puede resguardar sus propios sitios de internet, ¿cómo puede garantizar que podrá mantener seguros los datos de las personas que se inscriban en el Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil?

Ese es el temor de muchas personas que se resisten a entregar sus datos individuales y biométricos, ante el gran riesgo de que puedan caer en manos no solo de la delincuencia ordinaria, sino de la organizada para poder ampliar sus ilícitas actividades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.