Maullidos Urbanos / Resistencia a desaparecer

 

Gato de Barrio

gatodebarrio@yahoo.com.mx

Primero fue imponer los sellos en las etiquetas para precisar que determinados alimentos –en particular comida chatarra–, contenía excesos de grasas, azúcares y sodio entre otros ingredientes; la siguiente etapa es eliminar a los personajes infantiles, todo ello con el propósito de tener más consciencia de lo que ingerimos, en especial los menores.

De acuerdo con la segunda fase de la Norma Oficial Mexicana NOM-051-SCFI/SSA1-2010, a partir de abril personajes como el gato Chester Cheetos, el elefante Melvin, el Osito Bimbo, el tigre Toño, entre otros, ya no deberán aparecer en envolturas y empaques.

La norma dicta: “Personajes infantiles, animaciones, dibujos animados, celebridades, deportistas o mascotas, elementos interactivos, tales como, juegos visual espaciales o descargas digitales, que, estando dirigidos a niños, inciten, promueven o fomenten el consumo, compra o elección de productos con exceso de nutrimentos críticos o con edulcorantes”.

Pero no solo sucede en México y con motivos nutricionales ya que por “corrección política” en Estados Unidos se cambian las etiquetas. Quaker Oats, división de PepsiCo Inc., retiró la marca de la sonriente Aunt Jemima porque los orígenes del personaje del logotipo se “basan en un estereotipo racial”, al haberse inspirado desde 1890 en un una mujer de raza negra “contenta de servir a sus amos de raza blanca”.

Aunque con el paso del tiempo se ha actualizado su logotipo en un intento por remover los “estereotipos negativos”, tras las protestas de Black Lives Matter, Quaker decidió cambiar el nombre por completo, aunque mantendrá el tradicional color rojo existente desde sus inicios, mientras otras marcas, como el arroz Uncle Ben, ya siguieron su ejemplo.

Ahora los publicistas buscarán la forma de mantener vigentes sus símbolos y marcas, por lo cual mantendrán algún elemento característico asociado con la marca, por ejemplo usar una característica del personaje, como la cola del tigre Toño o el pico del tucán de Frootloops.

El ingenio de los publicistas no tiene límite. Bajo el lema «envuelve el cariño con cariño», el Osito Bimbo apareció en el empaque de la edición especial de servilletas Pétalo, para alentar su uso en sándwiches, acompañando al cachorrito símbolo de esa marca.

Pero si las autoridades confían en que desaparecer las imágenes de empaques en los alimentos servirá para reducir su consumo, recuérdese que desde hace años se estableció una campaña similar con las cajetillas de cigarros para desalentar a los fumadores, pero por lo visto resultó inútil ya que se mantiene sin cambios el consumo del tabaco en el país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.