Alebrijes en Cuadratines: Problemas para la Donald Trump

Adrián Chavarría Espinosa

ache57@yahoo.com.mx

El panorama político para Donald Trump, presidente de Estados Unidos, quien ya desarrolla la campaña para su reelección, se ha enturbiado recientemente y en particular después de los recientes tiroteos registrados, muy especialmente el sucedido en El Paso, Texas, donde fallecieron 22 personas, entre ellos varios mexicanos.

            Ante estos eventos, Trump propuso establecer nuevas verificaciones de antecedentes para cualquier persona que desee adquirir armas de fuego, aunque matizó que es un tema pendiente de establecer una serie de consultas entre demócratas, republicanos y la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés), principal e influyente agrupación que siempre se ha mantenido en favor de que los estadounidenses tengan armas de fuego en su poder.

            Para ello, Trump ya manifestó que dialogó sobre este asunto con el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, así como con los líderes demócratas en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y en el Senado, Charles Schumer.

            Al hablar ante periodistas sobre el tema, expresó que “con toda franqueza, necesitamos verificaciones de antecedentes inteligentes” y precisó que “no se trata de la NRA, de los republicanos o demócratas”, y puntualizó, dándose su importancia: “Creo que, gracias a mis grandes éxitos, ahora ejerzo una mayor influencia sobre el Senado y sobre la Cámara”.

            También varios alcaldes han demandado que se legisle acerca del uso de las amas. Entre ellos Mary Casillas, alcaldesa de Chula Vista, California ‑ciudad con un promedio de dos homicidios por año, es una de las más seguras en el país‑, firmó una carta para pedir al Senado que suspenda vacaciones y regrese a restringir la venta de armas de fuego.

            Mediante una carta dirigida a los legisladores estadounidenses, la hija de inmigrantes originarios de Jalisco se unió a 229 alcaldes para solicitar que ante los recientes tiroteos ‑al menos cuatro de importancia en las dos últimas semanas‑, regresen a discutir y aprobar una mayor revisión de antecedentes a quienes deseen comprar armas.

            Sucede que los miembros de ambas cámaras del Congreso estadunidense se encuentran en receso hasta septiembre, pero resulta posible que analicen nuevas medidas para la venta de armas, aunque no las acciones drásticas que exigen varios sectores, en parte por la marcada oposición de la Asociación Nacional del Rifle.

            Para Trump en la propuesta se integraría en lo que denominaría un buen paquete de medidas legislativas, y reiteró su posición de que “no queremos armas en las manos de las personas equivocadas”. Sin embargo, puntualizó que también se pretende una revisión de antecedentes con sentido común donde, por supuesto, sería considerada la posición de la NRA a que calificó de “gente buena” que, aseguró, quiere hacer lo correcto.

            Esta situación complica las aspiraciones políticas de Trump, ya que se encuentra entre la espada y la pared: entre la presión de quienes demandan regular la posesión y el uso de las armas de fuego, y de quienes basados en la Segunda Enmienda Constitucional, defienden que puedan poseer armas casi indiscriminadamente.

            Recuérdese que no por nada en Estados Unidos existen 120 armas de fuego por cada 100 individuos, el porcentaje mundial más alto, seguido por Yemen donde el promedio es de apenas 59 armas por cada 100 personas.

            En contraste y de acuerdo con varios sondeos de opinión, aparentemente la mayoría parecer estar a favor del control de armas. Uno, por ejemplo, lo elaboró la Universidad Quinnipiac donde se concluye que 94% de los interrogados apoyan la revisión de antecedentes para la venta, porcentaje que entre los propietarios de armas es del 90 por ciento.

            También debe considerarse que la NRA ha invertido muchos recursos para evitar restricciones en la posesión de armas, tan solo gastó 1.6 millones de dólares para oponerse a un proyecto de ley aprobado por la Cámara de Representantes, además, en apoyo en la campaña electoral presidencial de Trump, canalizó nada menos que 55 millones de dólares.

            De esta forma Trump. el poderoso presidente de Estados Unidos, quien a base de mensajes vía Twitter promete, amenaza e impone a todo el mundo no solo sus decisiones, también sus caprichos personales de acuerdo al humor con el que amaneció, quien un día dice una cosa, al día siguiente cambia de punto de vista, pero 24 horas después emite una nueva opinión, sí pretende reelegirse entonces deberá ejecutar una gran estrategia política para resolver esta situación.

            Aunque la verdad es que Trump es un reconocido empresario sus habilidades políticas son muy menores, por lo cual resulta difícil aunque no imposible que logre resolver esta situación. O apoya a la ciudadanía, que demanda el control armamentista, o respalda a la NRA para que no se regule la adquisición de armas.

            Lo deseable sería que se lograra legislar para evitar la venta indiscriminada de armas. El mundo lo agradecería, pero debemos esperar a ver si es que Trump logra la reelección.

Comparte:
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *