La venta de ejidos en México ha tenido vacíos legales y provocado desorden territorial, señala especialista en la UAEM

  • Ley Agraria provocó problemas entre pueblos indígenas

 

Toluca, México,  05 de julio de 2019. A partir de la reforma a la Ley Agraria en 1992, los conflictos en esta materia se tornaron violentos, ya que surgió la figura del comprador, afirmó el especialista Leonardo Abraham González Morales, en la Universidad Autónoma del Estado del Estado de México.

Al dictar la conferencia “Representación y negociación del territorio: el papel de la cartografía en los títulos primordiales”, expresó que a partir de este año fue posible que particulares compraran extensiones de tierra, por lo cual se comenzó a desconocer la propiedad comunal. 

En el marco del Coloquio “Los derechos de propiedad en torno a los pueblos indígenas, siglos XVII-XX”, que realizó el Centro de Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades, indicó que la Ley Agraria provocó problemas entre pueblos indígenas, ya que tuvieron que reinventar el sentido de propiedad en las tierras.

Por otro lado, el experto del Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Nacional Autónoma de México, manifestó que la venta de ejidos en México ha tenido vacíos legales. “No existe coordinación entre propietarios y compradores; además. ha provocado un desorden territorial”.

Detalló que los mapas indígenas han tenido una relevancia predominante en la ganancia de tierras, así como en los conflictos que se suscitan cuando no se tiene claro a qué región pertenece un territorio o cuando un particular decide comprar tierras comunales. Del mismo modo, refirió que al interpretar los mapas indígenas es posible conocer las razones por las que en la actualidad hay varios territorios en conflicto.

Por último, Leonardo Abraham González Morales expresó que los pueblos indígenas han reconstruido su memoria política, jurídica y cultural a través de los problemas agrarios, por lo que es fundamental investigar y reflexionar acerca de este tema.

 

Comparte:
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *